Industria y Comercio

La ventilación efectiva y la eliminación de patógenos es esencial, no solo para alimentos y productos altamente perecederos, sino también en la mayoría de los otros sectores industriales. Desde plantas de energía a gran escala o ensamblaje de ingeniería, pasando por productos farmacéuticos y nanotecnología, cada empresa debe administrar el aire interior para lograr resultados óptimos y mantenerse segura. La necesidad de una tecnología de reducción de olores y purificación proactiva nunca ha sido tan alta como ahora, ya sea su eliminación de partículas para tecnología sensible, los requisitos de superficie libre de esporas o incluso el control del moho en el almacenamiento.

La buena calidad del aire interior conduce a productos de buena calidad

Es difícil pensar en un sector industrial que no necesite gestionar la calidad del aire adecuadamente. Tradicionalmente, los planificadores de sistemas de calefacción y ventilación de interiores siempre se han centrado en filtrar partículas pasivamente (y luego solo hasta cierto tamaño). Sin embargo, la mayoría no piensa en limpiar el aire o desinfectar contaminantes o gases que causan olores. E incluso en los sistemas de climatización más avanzados, las bacterias, el moho y otros microorganismos pueden acumularse sin control en el interior de los conductos.

Esto no solo puede afectar la calidad de la producción, sino que también puede aumentar el absentismo del personal y causar el Síndrome del Edificio Enfermo. El uso de costosos productos químicos de limpieza líquidos puede ser peligroso y causar valioso tiempo de inactividad de producción. Esto no solo se aplica a las industrias más desafiantes y contaminantes, ni a las áreas de producción más sensibles. Se aplica también a toda la cadena de producción y logística, incluidos los centros de almacenamiento, transporte y distribución mayorista.

El problema resuelto

La revolucionaria tecnología basada en la investigación de la NASA  proporciona el eslabón perdido en la mayoría de los sistemas de HVAC: destaca por su capacidad para atacar gases y amenazas bacterianas de manera proactiva en toda la cadena de purificación de aire, utilizando hasta 5 procesos naturales para recrear activamente las condiciones que encontramos al aire libre de una manera ecológica.

Se ha demostrado que nuestros productos son más efectivos que las soluciones químicas para destruir bacterias dañinas en el aire y en la superficie. Utiliza dos tipos de ionización para reducir de manera proactiva las partículas más que los filtros normales, y la luz ultravioleta y un catalizador para crear oxidantes amigables a base de oxígeno e hidrógeno para reducir los contaminantes microbianos y los olores (incluso dentro del conducto de HVAC).

En el trabajo

Soluciones continuas con productos fijos o portátiles

Hay beneficios reales e inmediatos aportados por la simple adición de nuestros productos a un sistema de circulación de aire. Se instalan unidades fijas o productos portátiles en procesadores de alimentos, empresas de alta tecnología o farmacéuticas, sitios de fabricación y su almacenamiento. Ya sea en la industria ligera o pesada, está trabajando las 24 horas del día en todo el mundo.

Es una adición simple y lógica a cualquier modelo de HVAC: se integra  fácilmente en los conductos de ventilación existentes, es visualmente discreta y necesita un mantenimiento mínimo. Las unidades de inducción se pueden combinar de diferentes maneras, desde una sola habitación o piso hasta soluciones de construcción completas. En ambientes altamente contaminantes, puede eliminar la necesidad de filtrado de carbón activo.

Las unidades Plug and play funcionan donde no hay conductos o es menos conveniente acceder (en un edificio antiguo, por ejemplo.

Beneficios

  • En menos de 12 horas, neutraliza los virus, bacterias (ej. E-Coli, Salmonella), y esporas de hongos (ej. Penicillium) en un 99,99%.
  • Desodorización, elimina por completo los olores debidos a la alta concurrencia de personas, del tabaco, de las cocinas, etc.
  • Mantiene los parámetros de calidad que están en constante aumento y alarga la vida útil de los productos, de forma que se minimiza el desperdicio y se maximiza la eficiencia operativa.
  • Tecnología activa, no pasiva  que desinfecta el aire y las superficies de los locales incluyendo zonas de difícil acceso.
  • Actúa sobre las superficies.
  • Se pueden mantener los espacios desinfectados sin pulverizar productos químicos agresivos.
  • Eliminación de biocontaminantes aerosoles y compuestos orgánicos volátiles (VOC’s).
  • Respecto a otras tecnologías, no necesita utilizar filtros, no recircula y es una tecnología activa no pasiva que  no genera ozono (en modelos portatiles es posible bajo criterio del operador).
  • Su mantenimiento es mínimo y de fácil instalación.
  • No es perjudicial para las personas, por lo que no se requiere que los espacios estén desocupados ni evacuados, las salas pueden permanecer ocupadas las 24 horas del día de forma segura.
  • Consumo prácticamente insignificante (39-75 W, dependiendo del modelo de equipo).
  • Mínima inversión y valor añadido a su negocio.